When Wet Dreams Come true

Y ese beso nos detuvo en el tiempo...

Espejos rotos.

Hacer propio el sufrir ajeno, beber de golpe un atardecer porque en ellos lloran los  mal correspondidos, caminar pisando cada frágil hoja en el camino porque alivia saber que el sufrimiento no es nada más de uno.
Al caer la noche recostado entre tus brazos cuento cada espacio entre el silencio y aquellas palabras que me invento me contaste.
Bajo el estupor de cada letra se esconden esos besos; promesas vacías, que al fino roce del contacto de dos desconocidos, como galaxias debieron formarse. 

Marco A. Gudino View high resolution

Espejos rotos.

Hacer propio el sufrir ajeno, beber de golpe un atardecer porque en ellos lloran los mal correspondidos, caminar pisando cada frágil hoja en el camino porque alivia saber que el sufrimiento no es nada más de uno.
Al caer la noche recostado entre tus brazos cuento cada espacio entre el silencio y aquellas palabras que me invento me contaste.
Bajo el estupor de cada letra se esconden esos besos; promesas vacías, que al fino roce del contacto de dos desconocidos, como galaxias debieron formarse.

Marco A. Gudino

ESPEJOS ROTOS Hacer propio el sufrir ajeno, beber de golpe un atardecer por que en ellos lloran los amantes mal correspondidos, caminar pisando cada frágil hoja en el camino porque alivia los pesares saber que el sufrimiento no es nada más de uno.Al caer la noche recostado entre tus brazos cuento cada espacio entre el silencio y aquellas palabras que me invento me contaste.Bajo el estupor de cada letra se esconden esos besos; promesas vacías, que al fino roce, choque infinito de galaxias, de dos desconocidos al cruzar camino debieron formarse. Texto: Marco A. Gudino Serrat.Gráfico: Silvia Pelissero - This Should Be The Place

ESPEJOS ROTOS

Hacer propio el sufrir ajeno, beber de golpe un atardecer por que en ellos lloran los amantes mal correspondidos, caminar pisando cada frágil hoja en el camino porque alivia los pesares saber que el sufrimiento no es nada más de uno.

Al caer la noche recostado entre tus brazos cuento cada espacio entre el silencio y aquellas palabras que me invento me contaste.

Bajo el estupor de cada letra se esconden esos besos; promesas vacías, que al fino roce, choque infinito de galaxias, de dos desconocidos al cruzar camino debieron formarse. 

Texto: Marco A. Gudino Serrat.
Gráfico: Silvia Pelissero - This Should Be The Place

Ese deseo ardoroso de hablar con el silencio, de mutilarse poco a poco con palabras corrosivas, caminar herido para saciar el hambre de no ser. Aire y espejo. 

Marco A. Gudino Serrat. View high resolution

Ese deseo ardoroso de hablar con el silencio, de mutilarse poco a poco con palabras corrosivas, caminar herido para saciar el hambre de no ser. Aire y espejo.

Marco A. Gudino Serrat.

Algunas veces esos túneles secretos que conectan dos puntos distantes están justo donde olvidamos buscarlos.
— Marco A. Gudino
Algunas veces esos túneles secretos que conectan dos puntos distantes están justo donde olvidamos buscarlos.Marco A. Gudino

Algunas veces esos túneles secretos que conectan dos puntos distantes están justo donde olvidamos buscarlos.

Marco A. Gudino

Con el ultimo aliento de su cuerpo cerro los ojos y su mente voló tan lejos que ya no le pertenecía. M. A. Gudino

Con el ultimo aliento de su cuerpo cerro los ojos y su mente voló tan lejos que ya no le pertenecía. 

M. A. Gudino

Espacios externos, cristales resplandecientes, simétricos, juegos de luces y ruido que ciegan al mas valiente caballero andante. Como el canto de las sirenas, la etérea estética visual es solo un señuelo que te invita a entrar. El interior, la oscuridad, la nada; lo es todo, lo demás son excusas para invitarte a entrar a tomar un café, recostarte en la cama, perderte en la profundidad de quien hizo la llamada. 
Marco A. Gudiño Serrat.

Espacios externos, cristales resplandecientes, simétricos, juegos de luces y ruido que ciegan al mas valiente caballero andante. Como el canto de las sirenas, la etérea estética visual es solo un señuelo que te invita a entrar. El interior, la oscuridad, la nada; lo es todo, lo demás son excusas para invitarte a entrar a tomar un café, recostarte en la cama, perderte en la profundidad de quien hizo la llamada.

Marco A. Gudiño Serrat.

DOMINGO.

Se hace agua la lengua, se derrite el intestino; el ácido corrosivo de una sociedad trastornada, lobotomizada, sin arte, ni gente pensante.

— Marco A. Gudiño Serrat. 
DOMINGO.Se hace agua la lengua, se derrite el intestino; el ácido corrosivo de una sociedad trastornada, lobotomizada, sin arte, ni gente pensante.
Marco A. Gudiño Serrat. 

DOMINGO.

Se hace agua la lengua, se derrite el intestino; el ácido corrosivo de una sociedad trastornada, lobotomizada, sin arte, ni gente pensante.

Marco A. Gudiño Serrat. 

Yo no sé quién fui antes de ser sauce llorón. 
La vida es un escenario lleno de luces y sonidos confusos que se mezclan para montarnos en escenas que apenas y entendemos cuando ya han desaparecido.
Somos instantes eternos agonizantes, celebramos a la muerte porque somos muerte; agonizamos a cada segundo que pasa.
De la putrefacción de nuestras vidas como rayos de luz entre las tinieblas brotan nuevos días, para nacer hay que morir primero cuentan los viejos olmos mientras pierden sus hojas sin darse cuenta.
Los pequeños me preguntan ¿por qué vivo atado a estas pesadas cadenas? -Alguna vez tuve libertad entre mis brazos y no supe que hacer con ella-
Cada paso pesa un kilo más y la vida más ligera de mí se va.
5:30 AM. Sentado en el filo del precipicio irreal que crea mi mente dispersa veo la luna adormilado esperando yo no sé qué, cerré los ojos, desde entonces mis tristes caminantes no han visto otro amanecer.

Marco A. Gudino Serrat.  View high resolution

Yo no sé quién fui antes de ser sauce llorón.

La vida es un escenario lleno de luces y sonidos confusos que se mezclan para montarnos en escenas que apenas y entendemos cuando ya han desaparecido.

Somos instantes eternos agonizantes, celebramos a la muerte porque somos muerte; agonizamos a cada segundo que pasa.

De la putrefacción de nuestras vidas como rayos de luz entre las tinieblas brotan nuevos días, para nacer hay que morir primero cuentan los viejos olmos mientras pierden sus hojas sin darse cuenta.

Los pequeños me preguntan ¿por qué vivo atado a estas pesadas cadenas? -Alguna vez tuve libertad entre mis brazos y no supe que hacer con ella-

Cada paso pesa un kilo más y la vida más ligera de mí se va.

5:30 AM. Sentado en el filo del precipicio irreal que crea mi mente dispersa veo la luna adormilado esperando yo no sé qué, cerré los ojos, desde entonces mis tristes caminantes no han visto otro amanecer.

Marco A. Gudino Serrat. 

Ultralite Powered by Tumblr | Designed by:Doinwork